SIN PAJITA, GRACIAS.

Era agosto y el calor apretaba en la ciudad. Había hablado con unos amigos y habíamos decidido que no había mejor plan -ni más merecido- que encontrar hueco en una terraza y disfrutar de unas copas al sol. Entre risas, el camarero apareció con nuestras bebidas. Sin que nadie reparase en ello, cada una venía acompañada de uno de esos tubitos de plástico que tanto nos gustan: las dichosas pajitas. Un pequeño detalle, una pequeña acción que ocurre a nuestro alrededor cada día, cada hora, sin que le demos mayor importancia. ¿Habéis oído alguna vez eso del efecto mariposa?.

Una de las verdades más devastadoras de nuestro tiempo es la contaminación, que arrasa sin freno con todo lo que tiene vida en nuestro planeta. El consumo de plástico crece a un ritmo imparable. Sus residuos acaban en los océanos, afectando gravemente a la fauna y flora que habita en ellos.

Los microplásticos

Los microplásticos están presentes en toda una variedad de productos que usamos en nuestro día a día. Entre ellos destacanlos encontrados en los geles exfoliantes, las pastas de dientes , los materiales de embalaje y los aparejos de pesca abandonados, perdidos o desechados. Los microplásticos son ingeridos no sólo por la mayoría de las especies marinas y aves que los confunden con alimento, sino que también por nosotros mismos al hacer uso de estos productos. Estos microplásticos suelen transportar tóxicos nocivos para la salud, amenazando seriamente la “seguridad alimentaria y la salud humana” de aquellos que consumen pescado en su dieta diaria. Petter Malvik, Oficial de Comunicaciones de el Programa de la ONU para el Medio ambiente (PNUMA), estimó que el “99% de todas las aves marinas habrán ingerido algún tipo de plástico a mediados del siglo».

Un futuro preocupante

PNUMA ha calculado que si continuamos con las prácticas actuales de consumo, “para 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos”. Por ello, es imperante que todos reduzcamos el consumo de artículos de plástico de un solo uso, como las pajitas, los vasos desechables del café, las bolsas de plástico para la compra, los cubiertos de plástico…etc.

Algunos datos comparativos  ofrecidos por el PNUMA son esclarecedores a este respecto:

Año19502017
Población2500 millones7000 millones
Toneladas de plástico producido1.5 millones300 millones

Como podemos observar, en la actualidad el consumo de plástico es alarmante- Esta situación tiene graves consecuencias para la fauna y flora marina.

Las pajitas de plástico

Cuando se realizan labores de limpieza de las playas, las pajitas de plástico están entre los 10 artículos más encontrados en ellas. Por poner un ejemplo, se ha concluido que en EEUU el consumo de pajitas de plástico alcanza los 500 millones en un sólo día. ¿Podéis imaginar las repercusiones que este hecho tiene en el planeta?, y esto es sólo de un país.

Al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente, las pajitas no suelen ser reciclables ya que se categorizan como “plásticos de un sólo uso”. Adrian Grenier, cofundador de Lonely Whale Foundation y embajador de buena voluntad para el medio ambiente de las Naciones Unidas, declaró que:

«las pajitas son para nosotros el plástico iniciador para dar a conocer el problema de la contaminación y una manera sencilla de motivar a los consumidores y a los líderes del sector para que tomen mayores medidas contra el uso de plásticos de un solo uso”.

#sinpajitagracias

Es por todo ello que desde myVeganesse hemos decidido lanzar nuestra primera campaña: «SIN PAJITA, GRACIAS». Con ella pretendemos ayudar a concienciar sobre lo absurdo que es utilizar el plástico de un solo uso. Al fin y al cabo, existen otras alternativas con materiales sostenibles que ofrecen la misma utilidad. “SIN PAJITA, GRACIAS” busca eliminar el consumo diario de las pajitas de plástico. Si lo pensamos bien, rechazar el uso de estos artículos es muy sencillo y no impone sacrificio alguno en nuestra vida diaria. Es una medida fácil y sencilla de atacar el consumo de plástico y supone un punto de partida hacia prácticas más sostenibles.

Actúa y se parte del cambio

Aquí os dejamos algunos pequeños consejos de consumo sostenible que unidos pueden lograr cambiar las cosas:

1. Di NO  a las pajitas de plástico cuando pidas una bebida en un restaurante o bar. Acuérdate de avisar al camarero de que quieres una bebida #sinpajitagracias.

2. Anima a los negocios para que pregunten a sus consumidores si quieren pajitas de plástico antes de asumirlo y añadirlas siempre.

3. Cuando pidas a domicilio, deja una nota a los repartidores de que no te incluyan pajitas de plástico en los próximos pedidos.

4. Promueve entre tus amigos y familiares éstas prácticas eco-conscientes para que eviten los productos de plástico de un solo uso.

5. Si aún así quieres o necesitas usar pajitas, opta por aquellas hechas con materiales sostenibles. myVeganesse pronto ofertará en su tienda online pajitas hechas a base de bambú o acero inoxidable para que te sea más fácil acceder a estos productos. Estate atento a las novedades de la web.

Únete a nosotros en un movimiento común que elimine las pajitas de plástico de nuestros vertederos, arroyos,  océanos y playas. No lo olvides, di NO a la pajita de plástico en los bares y restaurantes y contribuirás en el cambio.

La regla de las 3 Rs

No olvides que en la regla de las 3 R, antes de reciclar debemos:

– Reducir nuestro consumo

– Reusar aquello que obtenemos

– Y sólo por último,  Reciclar

Te animamos también a que publiques fotos en tu instagram con el hashtag #sinpajitagracias y nos etiquetes. ¡Estamos deseando ver como disfrutáis de vuestras bebidas este verano mientras ayudáis a salvar el planeta!

2 Comments
  • Boanerges Vasquez
    Posted at 18:47h, 18 octubre Responder

    Muy Bueno el blog !!

    • myVeganesse
      Posted at 20:10h, 18 octubre Responder

      Muchas gracias! Nos alegra que te haya gustado 🙂

Post A Comment